Coches saltándose el semáforo en la puerta de un colegio

Lo hemos denunciado muchas veces, pero no vamos a dejar de hacerlo: los semáforos que rodean el colegio Rufino Blanco de Madrid son un auténtico peligro para los viandantes. Para mayor escarnio, el centro forma parte de un proyecto del ayuntamiento de la ciudad que se llama “Madrid a pie, camino seguro al cole” y que al parecer pretende que los escolares vayan solos a la escuela.

Madrid hortera

Espera

Llevábamos años esperando a que la EMT de Madrid se dignara a colocar avisos de tiempo de espera de los autobuses… y resulta que nos encontramos con esto.
No hace falta ser un genio de la comunicación para darse cuenta de que dibujitos como estos sólo generan confusión y ensucian el mensaje. Pero es que además no pueden ser más horteras. Como el resto de este Madrid de chulapos que nos están dejando, por otro lado.

La vida moderna, en bucle

tumblr_kpy8d5at4F1qzu4weo1_500

Cómprate este coche para ir a trabajar
Ve a trabajar para pagar este coche

[Visto en Microsiervos, vía frkncngaz.blog.]

Peatón, respeta a los coches

El ansia del Ayuntamiento de Madrid por favorecer la movilidad a motor ha llegado también la educación ciudadana. El consistorio acaba de sacar el proyecto Ciudadano R, destinado a fomentar lo que antes se llamaban “las buenas costumbres”.

En este programa hay espacio para peatones, motoristas, conductores, ciclistas, etc. Todo ello acompañado de los correspondientes consejos [ver pdf].

A los peatones nos recomienda lo siguiente:

Usa los pasos de cebra y mira a ambos lados
Una de las formas más gratificantes de disfrutar de Madrid es pasear por ella en cualquier estación del año. Como peatón, tu responsabilidad reside en ser precavido y facilitar el tránsito de conductores, motoristas, ciclistas y viandantes. Recuerda que debes cruzar por los espacios señalizados y tomar todas las precauciones antes de hacerlo.

Es decir, nos pide que seamos respetuosos con los coches.

Pero, ¿qué les pide a los conductores? Esto:

Siéntate al volante con una actitud positiva
Es recomendable que tu actitud al volante sea positiva y de respeto permanente al resto de conductores. Sé paciente y comprensivo, indica tus maniobras, no estaciones en doble fila y ajusta tu velocidad al ritmo de los demás vehículos. Conseguirás que el tránsito por Madrid sea mucho
más fluido.

Sé paciente con los ciclistas, también tienen derecho a circular
Cada día más madrileños realizan sus desplazamientos urbanos en bicicleta. Debes extremar al máximo las medidas de precaución cuando pases en coche junto a ellos, ya que su estabilidad es menor y son mucho más vulnerables en caso de accidente.

Respeta los vados y espacios reservados para personas con discapacidad
Tu solidaridad como conductor es imprescindible para crear una ciudad amable, sobre todo con aquellos que tienen dificultades de movilidad. Facilita sus desplazamientos y evita ocupar, aunque sea por unos minutos, los espacios reservados para ellos. Recuerda que si aparcas en vados de garajes, entorpeces la circulación de tus vecinos y el tráfico de la ciudad.

En ningún caso pide a los automovilistas que respeten los semáforos y los pasos de peatones, que vayan despacio o que asuman la fragilidad del viandante. Y es que, como todo sabemos, el principal problema de la convivencia en Madrid pasa porque los peatones no respetan a los coches.

Como bien comentan en Sostenibilidad en el Mundo Real:
“El Ayuntamiento sigue fomentando una cultura viaria orientada exclusivamente a la comodidad del conductor de automóviles (semáforos abiertos cinco veces más tiempo para los coches que para los peatones, por ejemplo) y en la que las gentes que todavía caminan por la ciudad siguen siendo los parientes pobres.”

Un semáforo mata-niños

Este semáforo se encuentra a apenas unos metros de un centro educativo, el Colegio Público Rufino Blanco, de Madrid. Curiosamente, este cole está incluido dentro del programa “Madrid a pie, camino seguro al cole”, con el que el Ayuntamiento de la capital pretende que los escolares vayan solos a clase (algo que, con este tipo de discos, parece un imposible, ¿no?).

Todos los días, a todas horas, los coches se saltan el semáforo. En este caso, en esta grabación del 18 de marzo a las 9 de la mañana, son cinco los coches que se lo saltan, poniendo en peligro la vida de los peatones que no sean especialmente cuidadosos. En este blog, hay un par de ejemplos de ello.)

No es una ciudad para viejos (ni cojos)

Esta mañana tenía cita en el médico, a causa de un esguince que obliga a cojear. En la puerta del ambulatorio (Reina Victoria con Pablo Iglesias, en Madrid) he asistido a esta sucesión de escenas:

-Un coche a toda velocidad se topa con un semáforo en rojo. Frena. Los neumáticos chirrían y el coche se desliza sobre sus ruedas inmóviles, que acaban echando humo antes de parar justo en la línea de cruce.

-Un agente de movilidad motorizado observa la escena, meneando negativamente la cabeza.

-Mientras cruzo y delante mío, el mismo agente se salta el semáforo en rojo, entre dos peatones.

-Como estoy cojo, no me da tiempo a cruzar y el semáforo se cierra cuando me quedan tres metros. El coche que estaba esperando en ese carril pita y avanza hacia mí. Le hago un gesto con la mano. No sólo me contesta violentamente, sino que hace amago de ir a atropellarme (lo juro, a un cojo).

Conclusión:
El coche ha pasado rozándome, pero me ha dado tiempo a darle un fuerte golpe en la ventanilla. Sólo mi cojera ha impedido que me tomara la justicia con mi propia mano. Es evidente que los semáforos de Reina Victoria me hubieran dado tiempo a alcanzarlo corriendo. No sé qué hubiera pasado, pero tengo curiosidad en saber si me hubiera convertido en el vengador justiciero. De ser así, se lo hubiera dedicado a todos los ancianos y discapacitados que viven en este locura de ciudad.

Un semáforo muy poco legal

El semáforo de enfrente del Rufino incumple los tiempos de paso.

Desde el Apa del cole, hemos denunciado que este disco sólo tiene un periodo de paso de 16 segundos en verde permanente. De acuerdo a la normativa de la Comunidad de Madrid, tendría que aumentar ese tiempo hasta los 34 segundos.

Curiosamente, el Ayuntamiento de Madrid ha incluido a este colegio entre los participantes en el programa “Madrid a pie, Camino seguro al cole”, que pretende conseguir que los más pequeños vayan solos a la escuela.

Esta es una parte del texto que vamos a mandar al ayuntamiento:

Este semáforo cambia sus intervalos de paso a lo largo del día. Sin embargo, hemos comprobado (y adjuntamos grabación realizada el 21 de enero de 2009, a las 8:57 horas) que por las mañanas el semáforo tiene los siguientes intervalos de paso:

-Luz verde fija para el peatón
16”
-Luz verde parpadeante para el peatón
5”
-Luz roja para el peatón
1′ 20”

Dicho cruce tiene una longitud de 14 metros. A una velocidad de desplazamiento de 50 cm/s, tal y como establece la normativa de la Comunidad de Madrid (Reglamento Técnico de Desarrollo en Materia de Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas, aprobado por Decreto 13/2007 de 13 de marzo, vid Anexo de Normas Técnicas, Norma 2, 1.2, i), el intervalo de paso para los peatones tendría que elevarse hasta los 26 segundos, a los que habría que sumar 3 segundos de “tiempo muerto para la percepción del momento de paso” así como otros 3 segundos de “tiempo de holgura” (normativa anteriormente citada).

Exigimos, por lo tanto, que el tiempo de los intervalos de paso para los peatones en dicho cruce se eleve al menos hasta los 34 segundos.